martes, octubre 02, 2007

La fuente de Juvencia


Había terminado Ficciones de Borges y estaba a punto de releer De optimo genere oratorum de Cicerón (este último era sobre todo por el placer de leer en latín), cuando de manera harto incomprensible, se coló entre mis lecturas ¡Las mías son espectaculares! de las autoras de Los diarios del botox.

En la página 272, encontré unos párrafos que sentí que podrían haber sido escritos por mí. Es decir, escritos por mí en caso de que yo fuera una escritora profesional. Como evidentemente no es lo que sucede, los transcribo textualmente.

Al comenzar el diálogo, la protagonista está en un gimnasio. El profesor le dice:

-(...). Comienza con esa bicicleta estática de allí y recuerda que el máximo de pulsaciones al que puedes llegar es de...-Hace una pausa y añade-: Ciento cuarenta y tres. -
¿Cómo lo sabe?- pregunto.

- Gracias a una fórmula de lo más simple. Doscientos veinte menos tu edad, y luego calculas el ochenta por ciento.. Tú debes de tener unos cuarenta y un años.

- ¿En serio? - digo, sorprendida-. Yo pensaba que parecía más joven.

- Todo el mundo piensa lo mismo- comenta con desdén, acompañándome a la máquina.
Entonces me doy cuenta de que tiene razón. ¿Quién no tiene una imagen preconcebida de alguien que tiene cuarenta años? No obstante, se trata de la imagen en blanco y negro de una época en que las mujeres iban vestidas con delantales, tenían el rostro cubierto de arrugas y lucían unos peinados horrorosos. Cuando me miro en el espejo, me siento orgullosa de haber escapado de eso. Y en cierto modo te go una sensación de superioridad, hasta que me percato de que toda mi generación ha escapado de eso. Sería mucho más satisfactorio si todas las mujeres de mi edad tuvieran ese aspecto materal y Michelle Pfeiffer y yo fueramos las únicas que todavía se mantuviesen atractivas y juveniles.

O Araceli González y yo. Pero no. Es verdad que las mujeres que no usan esos inventos Patrimonios de la Humanidad tales como la tintura para el pelo, las cremas humectantes, alguna pasadita por el gimnasio, algo como no comer como cerdas, parecen viejas a los 50 y venerables ancianas a los 70, pero la mayoría no coincide con la imagen mental que tenemos de "una señora" de cuarenta y tantos. Sin ir más lejos, jamás se me ocurriría pensar en mi misma como una señora mayor que peina canas. Pero eso es porque lo que peino es la tintura, pero abajo...mejor no pensar que hay. No va con mi idea de que soy muy joven :-)

También nos pasa cuando vemos fotos antiguas. A primera vista nos parece que los novios son unos viejos. Pero si miramos mejor, nos damos cuenta de que eran tan jóvenes... Seguro que mucho más que nosotros :-)

23 comentarios:

Antonia Romero dijo...

Me encantaría poder sentarme un día a tomar un café contigo.

Inciso: ¿Puedo entrar en el grupo de las cuarentonas modernas?

Me encantan las fotos antiguas en las que se ven esos matrimonios cercanos a la jubilación. Es deprimente cuando te dicen que no, que en realidad eran mucho más jóvenes que tú.

Por otro lado ¿sabes lo que me gustaría? Pues que volviese la moda victoriana. Me explico: para practicar inglés y siguiendo tu sistema, me estoy zampando enteritas varias series de la bibisí (en versión original)sobre obras de Jane Austen y cuando veo aquellos modelitos que solo ceñían el busto y dejaban libre el resto del cuerpo ¡mmmmmhhhh! qué envidia, ¡dios!

Bueno, dejo sitio para las demás.

La otra parte de mí dijo...

estoy estudiando "El mito de la eterna juventud" de Margulis,y me pregunto cuánto de todo lo que hacemos por seguir siendo es porque deseamos o por imposición social imperante...
con respecto al post anterior no tenés idea de lo identificada que me sentí!!te leía y me reía recordando propias situaciones,explicando a mi hijo una manera de dividir que primero tuve que reaprender (porque la que yo sabía ahora ya no va más...y ahora en este año se volvió a usar!!,en fin)y ni te cuento de la "poca paciencia"de la que soy permanentemente acusada por mis queridos hijos cuando intento que comprendan que yo "ya curse primaria hace ya lejos y hace tiempo..."
Saludos.

Muppets de Balcón dijo...

¡Qué cara de desgraciada tiene la pobre muchacha de la foto! Yo también le tendría miedo a esos mostachos.

Besos

ojos café dijo...

De repente, no sé por qué, me sentí vieja.


Te leo hace tiempo pero nunca comento. Tus blogs siempre me sacan una sonrisa.

Alicia R. dijo...

Antonia, estás invitada para cuando quieras. Quizás te quede un poco lejos, pero ¿quién sabe? :-)

LOPDM, el problema es que fuimos a la primaria hace mucho y, o nos acordamos, o lo que sí recordamos no sirve porque cambió con la última teoría pedagógica. Besitos cansados.

Muppets, la elegí justamente porque entre el arreglo y la expresión pareciera tener mil años. Y seguro que es una jovencita. Un beso.

Ojos café, ¡claro que no! Viejos son los demás, nunca uno :-). Gracias por tu visita y por animarte a salir de la categoría de acompañantes silenciosos. Besos

tolenti dijo...

Tenés razón Alicia. Siempre pienso eso. Cuando decimos: no parece!! es porque comparamos internamente con una imagen que hace tiempo que casi no existe.La mayoría de las mujeres de 40 hoy son jovenes. Son chicas de 40. Y eso es lo que parecen. Diferentes a las de 30 hoy.
Me parece muy bien el recurso de leer Ciceron en latin. Para compensar la ardua tarea de meterle a tu hijita en la cabeza cuanto es 14-7!

Pitoti2 dijo...

Nuevamente coincidimos en otro aspecto. Puede ser facilitado porque ando rozando los 40 y esta edad tiene esa magia que te hace ver la propia imagen reflejada como cuando tenías veinte, pero la crueldad de los demás te baja de un piedrazo a la cruda relidad. He publicado varias entradas en relación a este tema, ya que para los hombres suele ser más evidente el paso de los años, sumado a que los casados tenemos una maldita tendencia a dejarnos estar en lo que al aspecto externo (al menos) se refiere. Tanto así que en una década más estimo que al ir del brazo con mi esposa, me van a preguntar como anda mi hija.
Igual agradezco al filtro mental del que estamos dotados que aún mantiene la autoestima alta al menos frente al espejo del baño

Alicia R. dijo...

Tolenti, tenés razón ¡no parecemos! :-). Lo de Cicerón era una broma, pero no me vendría mal conocer más sobre "el arte de la elocuencia", por lo menos para convencer a mis hijas. Un beso.

Pitoti, voy a mirar los post viejos para conocer mejor tu visión del tema. La mayoría de los casados se deja estar y engordan (gracias a nuestras maravillosas habilidades culinarias, supongo ¿¿??), pero a algunos como mi marido, les agarra el viejazo, bajan 20 kgs, se ponen a hacer pesas y se comprar una moto. Son las múltiples facetas de la crisis de los cuarenta...

Rossana Vanadía dijo...

A mí me pasó con los embarazos, vi los mientrastanto de las otras panzonas en la misma época que yo y luego el post. Ayyyy. Y ahora que cumplo 25 de egreso y nos juntamos. Ayyyy. Eso que a mí me nefrega todo, o casi todo.

tolenti dijo...

Si, supuse que era en chiste. La primaria de nuevo + Ciceron en latin...Pobre!

*cyn* dijo...

A mi me pasa de acordarme cuando tenia no se ponele, 20 años y cruzarme con alguien de 35 para arriba y pensar que era vieja!

Por favor, si ahora piensan eso de mi me muero

Alicia R. dijo...

Rossana, yo ya cumplí los 25 años de egresada el año pasado. Si hasta me qurdaron un par de posts de recuerdo :-) http://aliciarba.blogspot.com/2006/11/seleccin-natural.html y http://aliciarba.blogspot.com/2006/11/todo-lo-que-no-se-deca.html

Tolenti, lo aclaré porque lo escrito se presta más a que alguien escriba algo y otro lea otra cosa. Besos.

Cyn, ¡claro que no piensan eso! Las de viente ni nos ven ;-)

Gioconda dijo...

En esta época hay muy poca gente que tiene esa imagen de una señora de 40 y pico. Antes era como que a cierta edad ya de dejaban estar entonces los años parecía que pasaban más rápido.
Ahora, a los 40 las mujeres siguen yendo al gimnasio, usando tinturas, cremas, algunas se hacen cirugía y así el tiempo pasa más lento (o parece que pasa más lento).
A mí me pasaba cuando era chica que veía a gente que estaba en sus 20 y pensaba "están re viejos" y además lucían diferente. Y ahora que tengo 29 me alegra que se sorprendan cuando digo mi edad y piensen que tengo mucho menos jajaja.
Así somos las mujeres :P

Lindo post!
Besos

Miroslav Panciutti dijo...

Ya no sólo es la imagen física que no corresponde a la edad, si comparamos con fotos antiguas. Lo grave, al menos en mi caso, es que nuestra imagen mental de nosotros mismos no cambia a la velocidad que cumplimos años. Es decir, no termino de asumir que soy un señor casi cincuentón. En fin ... Besos.

Hurricane dijo...

Y también lo mismo puede verse en las fotos deportivas. Si se observan equipos de fútbol de la década del '40 o '50 los jugadores a veces aparecen con bigotes finitos y pelo corto con raya al costado. Sin embargo eran tan jóvenes como los actuales.

Alicia R. dijo...

Gioconda, me parece que lo que sucede es que tenemos una imagen desfasada, antigua de lo que significa tener tantos años. Entonces todos nos vemos más jóvenes en comparación. Pero no es una gracia individual, sino generacional. Yo sin ir más lejos no parezco de 42. Apenas me dan 41 y medio :-) Besos.

Miroslav, somos varios los que tenemos 20 años en un rincón del corazón...y de nuestra imagen corporal ;-) Un beso.

Hurricane, ¡claro! parecen abuelitos. Besos.

Ana dijo...

ENtre tu post, lo de pitoti de "la crueldad de los demás te baja de un piedrazo a la cruda relidad", lo de miroslav "nuestra imagen mental de nosotros mismos no cambia a la velocidad que cumplimos años" y otros comentarios está todo dicho. Solo me queda ir a buscar los antidepresivos, jeje.

Alicia R. dijo...

Ana, buscalo pero cuidado con la dosis. Después de los cuarenta hay que ser muy cuidadosos. Ya no tenemos el mismo aguante. (La verdad es que era un test para ver si estabas realmente deprimida. ¿Cómo te cayó? :-)) Besos.

Ana dijo...

¿la verdad? contra todo realismo y espejo, me sigo sintiendo joven, seductora y en carrera, jeje, mi optimismo es a prueba de todo!

MaryPoppins dijo...

Cuando tenía 15, me daban 12. Lo odiaba con toda mi alma.
Ahora, a mis 35, cada vez que me dan "veintipico", me emociono hasta las lágrimas!( Signo de envejecimiento tal vez?)
Cariños!!

Alicia R. dijo...

Ana, claro a mí me pasa lo mismo :-)

Mary Poppins, ¿sería mucho pedir que me pasaras la fórmula? Besos

Tanhäuser dijo...

Me has deprimido mucho, que lo sepas, jejeje.
Abrazos solidarios, doctora coqueta.

Alicia R. dijo...

Tanhäuser, ¡pero no puede ser! Si sos joven (joven = cualquier persona menor que una). Abrazos