lunes, enero 08, 2007

Necesito una esposa


Con las vacaciones de mi empleada doméstica, me dí cuenta de que necesito una esposa. O sea, alguien que se ocupe del frente doméstico y de mis hijas, para que yo pueda dedicarme tranquila y sin culpa a otras cosas.

En parte una empleada doméstica es eso, pero las esposas son mejores. A las empleadas hay que pagarles, trabajan con horario y se toman vacaciones, fines de semana y feriados. Además, nunca aman a tus hijos como una esposa. Hay que estar fijándose lo que (no) hacen y hablarles sin que se ofendan. Sí, decididamente las esposas son mejores. Lástima que los hombres las tengan acaparadas. ¿Alguien sabe dónde se consiguen?

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Me parece que lo que necesitás es un esposo que haga la parte que le corresponde para que vos puedas dedicarte sin culpa a otras cosas.

Anónimo dijo...

Haz como mi mujer, búscate un marido que comparta las tareas de casa por igual. A nosotros nos funciona.

Un saludo

Alicia R. dijo...

Ana C y Tanhäuser, creo que no me expresé bien. En realidad mi reflexión es bastante cínica.Y ni siquiera es mía. Partió de la conversación con una amiga mientras pensábamos en voz alta sobre lo genial que sería tener a alguien responsable de que lo doméstico funcione. Probablemente mi mundito sea muy chico, pero en él eso se llama esposa. Los maridos si son colaboradores (como el mío) TE lavan los platos o hasta puede ser que TE acompañen al pediatra de tus hijos. Pero en las crisis domésticas (hijos enfermos, niñeras que faltan y dramas varios) si existe el marido que se haga cargo del desastre, todavía no lo conozco. (Por eso no vale la pena que lo cambie como sugiere Tanhäuser :-)Como decíamos con mi amiga, el problema es que los hombres tienen esposa, pero las mujeres tenemos marido. Todos necesitaríamos una esposa. Y si no es posible una cambio de roles ya programado cada tanto tiempo. Me temo que debería incluir un lavado de cerebro ;-)

Antonia Romero dijo...

Tu escrito destila ironía. Cómo me gusta eso de decir lo que uno quiere diciendo cualquier otra cosa. Yo también quiero una.

Un saludo

Alicia R. dijo...

¡Que sean dos entonces! :-) Por suerte, el lunes vuelve la símil esposa paga (o sea, la empleada doméstica). Y digo "símil" porque una verdadera esposa no se hubiera tomado vacaciones.

Anónimo dijo...

A no desesperar, con los adelantos de la ingeniería genética en unos años podremos tener clones de esposos y esposas. ( No de hijos please)

Alicia R. dijo...

¡Qué buena idea! La voy a incluir en mis deseos para el 2007 (total recién empieza)

Pepa dijo...

¡Formidable! Tengo un marido que es una joya, ayer sin ir mas lejos se presentó con un ramo de flores sin que fuera aniversario de nada ¡Y llevamos 25 años de casados! Con lo cual se hacen idea de lo encantadísima que estoy con él.
¡Pero lo de tener una esposa, eso si que es una lotería! Que ponga la lavadora, y organice los armarios, y decida cuándo conviene hacer unos visillos nuevos para el sálón, y cómo tienen que ser los zapatos para el niño, y, y, y, ya ustedes saben de qué hablo.
Esa es la idea, tener una esposa. y yo no me había dado cuenta...!
Ya no creo que encuentre, a mi edad.

Alicia R. dijo...

Yo tampoco y es una lástima. En lugar de "Doña Flor y sus dos maridos" podríamos ser Yo, mi marido y mi esposa. Besos Pepa y gracias por tu visita