miércoles, julio 25, 2007

Blogs, bloggers y enlaces relacionados


La lectura de este post en el cual Elemental discontinúa temporalmente su blog porque no reciba la cantidad de comentarios que considera adecuada, me disparó algunas reflexiones.
Si bien ya comenté el post mismo, ¿para qué tengo un blog si no puedo explayarme sobre algún tema? :-). Además con el tema mismo de los comentarios de El diario de un neurótico me pasó algo raro. Luego de haber comenzado a leer el blog le escribí un mail a Elemental elogiándolo. Me contestó pidiéndome que le contara más sobre mí. Lo hice. Silencio. A la semana le volví a escribir señalándole que un mínimo acuse de recibo ("¡Qué bueno lo que me contás! Hasta siempre") era una forma cortés de despedirte de alguien que te había escrito de buena fe. Más silencio. Mientras meditaba qué fue lo que le provocó tanto rechazo, descubrí sorprendida que este blog está en su listado de recomendados. (De paso, me doy cuenta de porqué aumentaron tanto mis visitas en la última semana :-)). No entiendo nada, pero como me educaron el siglo pasado le escribo para agradecerle y decirle justamente eso, que no entiendo nada. La respuesta: silencio. Suenan grillos.

Otra historia de comunicación fallida en la web. Nada especial. Además le estoy muy agradecida por linkearme. Pero, a partir de ese momento comenté muy esporádicamente en su blog. Es difícil seguir dirigiéndote a alguien que te ignora. Así que si me hubiera contestado alguna frase, ¡hubiera tenido muchos más comentarios de mi parte! :-)

Como ya dije este post sirve para reflexionar sobre algunos puntos. En primer lugar, ¿cuál es el sentido de un blog? No es que yo tenga la respuesta, pero creo que tiene el sentido que le da el que lo escribe. Hay toda clase de blogs: catárticos, literarios, con pretensiones literarias, periodísticos, familiares para compartir las fotos de tus hijos, de publicidad. Creo que un blog representa un equilibrio entre lo que le sirve o tiene ganas el autor y el interés y la legibilidad que puede tener para el lector.

¿Los blogs se escriben para uno o para los demás? Obviamente se escriben para uno, pero el otro está presente. Si no, escribiríamos un diario íntimo (o en su versión moderna un archivo del Word) y lo guardaríamos. Elemental postula la idea de que al escribir está brindando un servicio gratuito. A mí se me ocurre que el único servicio gratuito lo brinda Blogger que nos da un espacio para publicar.

Tema comentarios. Si bien hay blogs que tienen deshabilitada la posibilidad de hacer comentarios, a la mayoría de los bloggers nos gusta recibirlos. Con eso quiero decir que es un reconocimiento agradable y punto. No quiero decir que:
  • la calidad de nuestro blog dependa de la cantidad de comentarios. Hay blogs que se crean con un grupo virtual que lo conoce y que arrancan con muchos comentarios por más que el post sea "Qué fiaca tengo hoy". Y viceversa, blogs excelentes tienen relativamente pocos comentarios porque no son tan conocidos (Antonia Romero) o porque la temática no se presta fácilmente (Puto y aparte).
  • Que "está mal" que nos comente menos del 10% de las visitas. La mayoría de la gente lee y no comenta. No está ni mal ni bien. Es así. Cada uno puede ser autor, comentarista, lector habitual anónimo o visita eventual en cualquier momento. La gente no escribe por un montón de razones. Cuando nació mi segunda hija, yo participaba muy activamente en un foro de infertilidad. Una de las lectoras silenciosas, que no se habían animado a participar hasta entonces, siguió todo mi tratamiento, mi embarazo, y después del parto sabía dónde estaba internada (lo publiqué para que me vinieran a visitar). Estuvo tentada de hacerlo, pero le dió vergüenza ir al sanatorio y presentarse. Con el tiempo terminamos siendo muy buenas amigas y ahora está esperando el nacimiento de su 3º hijo. Ese foro da suerte...
  • Que los bloggers que tienen muchos comentarios son especiales. Hace un tiempo leí a una "celebrity" descalificar a otro comentarista diciendo que no sabía de qué hablaba a diferencia de ella que tenía un blog con XXXX comentarios. ¿Tu autoestima se mide en comentarios? Es... raro como mínimo.

20 comentarios:

La otra parte de mí dijo...

entré al mundo de los blogs a través de una compañera de facultad,yo ya lo había creado pero lo usaba para guardar poesías y cuentos escritos por mí,a partir de que ella me animó a reabrirlo lo hice y me encanta esto de andar navegando por distintos espacios y conocer gente nueva con historias más que diferentes o similares a la mía en algún punto,me alegra especialmente tener comentarios a mis post,supongo que a vos te pasará lo mismo,cada nuevo post que subo implica para mí la adrenalina de ver los comentarios que provoca y a su vez casi todos los días entro a los blogs de aquellos que siempre leo para comentar si es que hay algo nuevo.Con alegría me dí cuenta que de tener a muy pocos linkeados hoy la lista ha ido creciendo.De más está decirte que también es un placer verme linkeada en esos blogs a los que leo,pero no hace a que eso sea tan importante,por ejemplo,no está mi blog en tus links pero sí lo están tus comentarios a cada post que subo y además siempre contestás mis comentarios en el tuyo y eso me hace sentir muy bien(gracias.besitos.

May dijo...

Todo lo que decis es cierto, pero yo extraño el blog de Elemental.
Quería además, consultarte por el blog/foro de infertilidad que mencionás, podrías pasarme la dir? Gracias!

Alicia R. dijo...

La otra parte de mí, mi omisión es del tipo "después lo hago". Ya lo hice. Es un placer poner tu blog entre mis favoritos. Besos.

May, yo también lo extraño. Pasé muchas horas de mi vida leyénolo y no me imaginé que terminaba/suspendía así. Lo del foro te lo mando por mail.Ahora está dedicado sobre todo a mamás con historia de infertilidad, pero te paso otros que están muy activos. Besos.

No soy yo, sos vos dijo...

Totalmente de acuerdo. Es la primera vez que entro acà y por ahi es la ùltima, pero no me daba la cara para irme sin comentarte que me parece 100% cierto lo que decìs.
Besos

Ana C. dijo...

Está bárbaro este post. Y dice un montón de verdades.

Lo que nunca te dije antes es que me parecen bárbaras las ilustraciones que ponés.

Besos

La otra parte de mí dijo...

gracias por linkearme,igual creo que qued� claro que para m� es m�s importante leerte y que me leas,participar de los comentarios,dar nuestra opini�n,en fin...uy che!!estoy en �pocas de sumar amigos...besos amistosos.

Rossana Vanadía dijo...

Si, para mi importan lo comments. Y últimamente no sè porquè vengo en picada mal. Solía tener más de 15, te juro. Y me siento boba, que nadie me lee, etcètera. cuál será la causa? BEsos

Alicia R. dijo...

Pau, tu comentario es un mito urbano. Resulta que alguien pasó por tu blog por primera vez, le gustó un post y lo comentó :-) Fuera de joda, gracias y saludos.

Ana C, gracias. Muchas veces busco imágenes con mi hija al lado y nos reímos de que a veces tardo más en encontrar la ilustración que en escribir el post. La diferencia es que los posts los escribo yo y depende de mi...talento para llamarlo de alguna manera. Las imágenes no tienen límite. Besos.

Rossana, a todos nos importan los comentarios. Lo que quise decir es que no son la única justificación de un blog. A mí también me tocó pasar por épocas con muy pocos comentarios. Por más que pensé porqué nunca encontré la razón, ya que las visitas no disminuían. En general, cuando me empezaba a desanimar repuntaban. También sin razón aparente. Besos.

Alicia R. dijo...

La otra parte de mí, por supuesto. Esto hubiera ido más para el día del amigo :-), pero la idea es pasarla bien, visitarnos y crear un ambiente agradable. Lo del link era algo que tenía pendiente, y no sólo el tuyo. Ya me iré ocupando de agregar los que faltan. Besos

Rossana Vanadía dijo...

Alicia, hace poco estuve en una reuniòn de bloggers. En ese momento se habló bastante de los comments. Saqué una conclusión y que la aplico en mi espacio. Es mejor que sean moderados. Es un espacio personal y después de todo es tuyo y por otra parte, el blog representa una extensión del ego. Te digo la verdad, yo no lo veìa así. Y luego me di cuenta que sí, que espero que todo quede bien. No equivocarme ni tener errores y se extiende más allá. Que agrade o provoque y ahí va la necesidad del comment. Mi blog tiene más de un año y a veces vuelvo bien atrás y leo algo y me gusta. Es algo así como tener una misión cumplida.

Alicia R. dijo...

Rossana, decidí no moderar los comentarios porque siempre está la opción de borrarlos si son ofensivos. Creo que sólo borré 1 ó 2 comentarios en el año y pico que lleva el blog. No porque sea excepcionalmente tolerante, sino porque no es un blog polémico y salvo esas excepciones no recibo comentarios ofesnsivos. Por supuesto que no permitiría eso en mi blog y si se repitiera los moderaría.
Yo también voy atrás y leo post anteriores. Muchos me encantan :-)

Anónimo dijo...

A mi también me encantan las imágenes que elegís, son muy elocuentes! y te creo que te lleva un montón de tiempo encontrarlas!
Melina

Ana dijo...

Creo que los problemas con el ego y la estima, como todo el resto de uno, poco a poco se trasladan al blog.
Me parece al menos insólito considerar que uno brinda un servicio por escribir un blog y que merece algun tipo de retribución.
Cuando abrí "Volver a cebar" consideré la opción de no habilitar comentarios. Escribir sin ninguna presión generada por si era o no leído lo que yo escribía, dejar que lo leyera quien quisiera -si no hubiera recurrido al doc de Word, como tu decís- pero deslindarme totalmente de si era comentado, y también no tener que responder a los comentarios.
Pero la verdad es que aprecio y extraño a mis amigos blogueros, me gusta mantenerme en contacto con ellos y no sirvo para no responder a sus comentarios.
Así que adopté el formato tradicional de recibir y contestar comentarios, pero no son el objetivo del blog. En cuanto a medir "exitos" va totalmente en contra de mis objetivos, me parece increíble como se puede ser competitivo y exitista hasta con un blog!

Hurricane dijo...

En alguna oportunidad comenté que es curiosa la libertad que a veces nos tomamos los bloggeros para ventilar en estos espacios cosas que tal vez conocen dos o tres amigos. Creo que el blog es un espacio de expresión, primeramente mía, pero no puede estar ausente el ¿vos que opinás? y para eso están los comentarios.
Ahora, creo que también corre por nuestra cuenta pensar qué clase de comentario queremos nosotros. Si yo traté de expresar una idea, voy a querer algo similar (ojo, es mambo mío), sin que necesariamente, el comentarista esté de acuerdo, pero que me muestre que ha leído. Yo no creo que a Casciari le guste que en su Orsai (que me resulta excelente), los cinco primeros comentarios sean de cinco salames que quisieron poner ¡pri!.
Da para más el tema, indudablemente.
Saludos

Alicia R. dijo...

Melina, viniendo de alguien como vos (quiero decir, de buen gusto y que conoce del tema) me siento doblemente halagada. Besos.

Ana, me imagino que si uno es competitivo y existista, ¿por qué no serlo con su blog? ;-). Algo que no dije en el post pero quisiera agregar es que a veces uno comenta porque cree poder aportar algo al post, pero por lo menos yo, suelo comentar otras veces como una manera de decirle a alguien que nos cae bien "Hola, te leí y te mando saludos". Seguramente muchos de mis comentaristas frecuentes lo son por el mismo motivo. Si no tendría que pensar que cada post que escribo es super interesante. Besos.

Hurricane, da para mucho más. Uno de los puntos que quedaron para otro post es el grado de exhibicionismo que a cada uno le resulta tolerable mostrar en su blog. Yo dudo muchas veces sobre si publicar o no determinadas cosas. Hay algunas que seguro que sí(la historia de una paciente de hace años y con seudónimos) y otras que seguro que no (describir una relación sexual). Otras entran en un gris más complicado...
A mí también me gusta que los comentarios tengan algo que ver con el post :-) Besos.

Fiamma dijo...

Muy buen post!!! Mi opiniòn sobre el asunto es que es grato recibir visitas pero no depende de el nùmero de èstas el publicar o no. ;) Saludos desde Guatemala!!

Alicia R. dijo...

Fiamma, totalmente de acuerdo. Saludos desde Argentina.

Xtian dijo...

Alicia, gracias por el comentario que dejaste en el weblog (si mi blog es "el mejor blog que leíste", ¡entonces tenés que leer más weblogs!). Y queda pendiente la pastafrola, lo prometido es deuda.

A mí me llama mucho la atención toda esta obsesión con los comentarios. Yo abrí mi weblog en el 2002 y durante meses no tuve ni un solo comentario. Hubo épocas que tuve comentarios, pero eso tampoco quería decir mucho, porque sentía que no se entendía lo que quería decir con los posts. Incluso hubo momentos en los que me irritó que los lectores entraran a preguntar si me pasaba algo porque no había posteado en la última semana.

Hoy en día hay toneladas de blogs, y poco tiempo para leer. En esta maraña de opciones y de voces, a mí me resulta difícil encontrar algo original, algo que me pegue fuerte. Esto es solo una variable del problema, a eso hay que agregarle el hecho de que determinados posts invitan más al comentario que otros. Y también otra cosa: son raros, muy raros, los comentarios que enriquecen o superan el posts (esos comentarios me parecen los más interesantes). El resto son agradecimientos y saludos.

Por otro lado, a mí no deja de sorprenderme que me lean. En serio lo digo, leer y hacer scroll en la pantalla es un plomo. Si escribís un post de más de un párrafo (o de varias hojas) y te leen hasta el final, ya sentite afortunado, aunque sean 3 los que comenten.

A mí me parece que hay que volver al punto de partida: cómo escribir mejor, cómo escribir más jugoso, cómo salir del cliché y encontrar algo nuevo en nosotros y compartirlo, cómo manejar el equilibrio entre el exhibicionismo y el pudor, cómo escribir con mucho punto de vista pero sin petulancia, etc. Si uno se concentra en eso, en general se queda sin tiempo para mirar estadísticas, contadores de comentarios y todo ese cotillón.

Alicia R. dijo...

Xtian, sostengo lo dicho y leo muchos blogs. Iré ocupándome el tema de la pastafrola y te escribo para ver dónde te la puedo alcanzar. Lo prometido es deuda.

Es verdad que la cantidad de blogs es casi infinita y la mayoría no nos destacamos como escritores (con algunas excepciones que nombro en el post :-)). Mi blog nació de la posibilidad que da Blogger de poner por escrito las mismas cosas que digo a mi familia y amigos. Cuando empezó no tenía claro cuál era su objetivo, ni su tono, ni que iba a exponer. Sobre la marcha fue definiéndose y con el correr del tiempo me di cuenta que escribir diferentes situaciones me había hecho mejor narradora. Fue un regalo extra que no esperaba.

Otro tema con las visitas y los comentarios es que cuando tenía, no sé, 10 visitas me sentía impresionada pensando que 10 personas habían visto mi página. Muchas más con las que me relaciono durante un día. Ni hablar cuando hay 100 visitas. Los comentarios me resultan un arma de doble filo. Si están son agradables al ego, pero si no noto que siento más libre para escribir.

Coincido con el párrafo final. El desafío es escribir lo mejor que uno puede. Para mí uno de los premios es releer posts viejos y pensar ¡qué bueno que está!. Por lo menos de algunos ;-)

Verito dijo...

Alicia Reloaded: qué gusto ver otra cara de la misma moneda por acá también. Leí varios posts de este blog, pero se me dio por comentarte en este, casuallllmente. :-)

Creo que tener un blog es tener una caja vacía, una herramienta para comunicarse. Lo que una pone adentro puede que le llegue al otro alguna vez, o nunca. Pero no sabrás realmente a quién le llega qué de todo lo que pusiste ahí solamente por los comentarios que te envíen. A mí me pasa que tengo mucha gente amiga que no comenta nada (por pánico escénico) pero no solamente lee el blog sino que se le pasa el dato a sus conocidos para que entren y lean también. Entonces, asumo que el alcance de lo que escribís no es medible tan fácilmente.

Y creo también que escribir en blogs es un camino de aprendizaje. Un blog tuyo puede no ser muy leído, otro con un Alias puede ser un boom... que le debe todo su éxito al primero, con el que aprendiste a soltarte y te animaste a encarar la escritura con continuidad.

Es como la maternidad: con el primer hijo aprendés a ser madre, con el segundo, seguro que tenés más cancha y más soltura... y la experiencia te hace cometer menos errores. ;-)

Besos y GRACIAS por invitarme a pasar por este blog, que seguiré leyendo.