viernes, octubre 12, 2007

En el cuarto oscuro

Me había prometido no hablar de política en el blog...ni de religión... bueno, de sexo sí. El punto es que son temas en los cuales cada uno tiene su opinión, y suelen levantar polémica. Con los años, mi interés en los dos primeros pasó a ser prácticamente nulo, por lo que detestaría tener que discutir sobre algo que no me interesa.

Pero este post es especial (como todos los de mi blog, por supuesto). Molesta por la obligación de ir a votar muy pronto para elegir al nuevo(a) presidente argentino(a), me quedé pensando en la evolución histórica de mi relación con el cuarto oscuro.

Años 80
  • Creía que con la democracia se cura, se educa y se come.
  • Me sentía feliz, feliz, feliz de votar. ¡Ja, los militares dijeron que las urnas estaban bien guardadas y miren ahora!
  • Pensaba que si había libertada de prensa, todo lo malo que sucedía se iba a conocer y no iba a ser tolerado por la opinión pública.
  • Leía cuidadosamente las platafomas electorales, las compararaba y analizaba para tomar la mejor decisión.
Años 90
  • Me había dado cuenta de que las promesas electorales se llaman así por algo. Están las que no se piensan cumplir por "pactos preexistentes" con los verdaderos dueños del poder. Y están las que no se pueden cumplir porque las causas son demasiado complejas. "Basta de inseguridad" no se soluciona poniendo más policía en la calle y "mejor educación" no se consigue haciendo la secundaria obligatoria por ley.
  • O sea, promesas = promesas. Nada más. ¿Te la creíste? Problema tuyo...
  • Percatada de que leer las plataformas electorales y escuchar a los candidatos era un ejercicio bastante inútil, recurrí a mi marido.
  • Como tenemos bastantes coincidencias ideológicas, y a él le interesa más la política que a mi, le pedía que me hiciera un resumen (muy breve, tampoco quería perder más tiempo del estrictamente necesario) de a quién pensaba que había que votar.
  • Para esa altura, en general el voto no era para que alguien ganara, sino como parte de una estrategia que iba desde votar al "menos malo" hasta conseguir una supuesta influencia en el juego político.
  • A veces votaba lo mismo que él y otras no. Pero lo usaba como una especie de "Elecciones para dummies" para ver qué onda.
Años 00
  • Mi interés en la política desapareció. Mis intereses son otros.
  • La satisfacción de servir a la Patria debe ser increíble, o quizás lo sea el incremento de los patrimonios después de tan noble función, por la inversión económica, de tiempo y esfuerzos de los candidatos para ser elegidos.
  • Me cansé de que me usen como uno de los millones de extras que les posibilita el acceso al poder.
  • En las últimas elecciones debo haber dedicado cinco minutos a decidir mi voto.
  • Trato de no tener contacto con ningún candidato. Me estresa demasiado y estoy convencida de que me provoca arrugas y gastritis.
  • Ni los de la oposición que critican al gobierno como si ellos no hubieran estado en el anterior y hubieran hecho lo mismo. Ni a los opositores que saben que no tienen ninguna posibilidad y aprovechan para delirar con imposibles y críticas catastrofistas. Ni a los oficialistas, según los cuales vivimos en el paraíso (un paraíso sin inflación , entre otras maravillas) y todas las críticas son ataques envidiosos.
  • Ya sé que mi voto no vale nada, pero no quiero avalar más a nadie.
  • No quiero escuchar a alguien y sentirme avergonzada y estafada por haberlo votado.
NADIE CUMPLE, VOTE A NADIE

Decía una pintada en mi facultad en los politizados 80. Eso es visión de futuro...

15 comentarios:

Anónimo dijo...

Es verdad, siempre es para polémica hablar de política pero es inevitable...
Si tengo mi documento para el día de la elección (porque me asaltaron en enero y todavía no me entregaron el duplicado) pienso votar... siempre con la ilusión de que el que haya elegido yo sea diferente y salga ganador.
Pero la primera vez que voté, fue en el 99 y voté a De la Rúa...

Hoy no sé si sirve de algo, pero quiero votar (si el Ministerio del Interior me da mi documento) y deseo que alguna vez toda esta corrupción, mentira y lucro personal en la política sea parte del pasado.
Mucha ilusión no??
Saludos,
Ana.

Organza* dijo...

Bueno aqui en Perú la democracia ha resultado muchas veces un festín de las injusticias y otras veces la "seudo" dictadura una orgia del despilfarro.. k puedo decir!

En todo caso jamás votaría por un candidato con la pinta de Menem Dioss!! Esas patillas son ESPANTOSAS!! Jaa!!

PD. Aunk resulte increíble nuestro actual presidente - Alan García - al parecer esta tratando de enmendar errores pasados solo ruego a Dios k esa oportunidad no le sea brindada a Fujimori.. no ven k mi país es el país del Eterno Olvido =S!

Alicia R. dijo...

Ana, yo sé que lo que digo suena a vieja amargada, pero es lo que siento ahora. En realidad, me parece doloroso haber perdido la ilusión. Menos mal que hay gente con menos desgaste electoral :-) Besos.

Organza, ese es el Menen de las primeras épocas. Después hizo un cambio total de look, que incluyó no sólo otro corte de pelo, sino hasta un lifting (o quizás realmente lo haya picado una avispa como dijo para justificar la hinchazón de la cara :-)))) Besos.

tolenti dijo...

alicia r. contas con mi voto

Ana dijo...

Bueno, de este lado del Plata las cosas, como seguramente sabrás, son similares. Yo digo que en vez de haber veda de propaganda electoral las últimas 48 horas antes de la elección debería ser al revés, solo se debería permitir propaganda por 48 hrs. y ya es demasiado.

Alicia R. dijo...

Tolenti, ¡qué bueno! Ya tengo un voto. ¿Me podré postular para ñoqui? Porque conmigo comenten una injusticia. Soy empleada del estado y me hacen trabajar y cumplir un horario y no tengo fondos reservados, ni nada de eso...

Ana, como siempre una idea brillante. Pero, ¿no será demasiado 48 hs?

Miroslav Panciutti dijo...

Creo que tu interés por la política no ha desaparecido; otra cosa es tu interés por el show político. Pero se puede (y debe) hacer política de muchos modos. En todo caso, la pintada de tu facultad le habría encantado a Ulises cuando engañaba a Polifemo. Un beso.

PS: Yo reconozco que, aunque desilusionado, sí estoy politizado (y soy más viejo que tú). Y nunca digas que han tocado fondo, que desconocemos la profundidad de la sima.

Ana C. dijo...

¿Y vas a votar en blanco?

Alicia R. dijo...

Miroslav, claro que se puede estar peor. Decididamente con los militares estábamos peor, ¡hasta estuvimos en guerra! :-((((.Quizás pensamos que bastaba con la democracia. Pero no es así. Besos.

Ana, creo que sí. Durante muchos años no votaba en blanco porque sentía que era no valorar la posibilidad de votar que había sido tan difícil de conseguir. Pero ahora dejó de preocuparme. Después de votar durante 24 años, ya me puedo jubilar :-) Besos.

Miyod dijo...

¡Por fin voy a poder decir "ya, voten en blanco y listo" sin que los dos me miren de mala manera y digan algun comentario acorde!
¿De tal astilla, tal palo?

*cyn* dijo...

mira mientras no gane cristina por favor!

Alicia R. dijo...

Miyod, tal como lo dijiste :-)

Cyn, a mí no me gusta Cristina, pero los demás me gustan menos todavía :-(

Muppets de Balcón dijo...

Me gustó mucho el "según pasan los años", con música de Casablanca de fondo.
Besos

Pitoti2 dijo...

No alcancé a votarlo a Alfonsín, pero en este devenir electroral he puesto mi voto al ganador y al otro. En cualquier caso siempre me he visto defraudado, pero soy de los que piensan que al menos el voto, a favor o como contra vale, y quiero ejercer desde mi nimiedad mi derecho a decir o expresar lo que siento y que es lo que quiero para mis hijos.
No creo ver un cambio, pero al menos conservo la esperanza que mis descendientes si.

Alicia R. dijo...

Muppets, sí me faltó el audio :-)

Pitoti2, en parte comparto tu postura. Después de escribir el post y descargar la bornca, empecé a pensar que sí debería votar y no quedarme afuera y etc, etc...Qué sé yo...