miércoles, agosto 23, 2006

El placer de dormir sola


No sé si es un placer si se duerme sola noche tras noche, pero mi adorado cónyuge se fue de viaje de trabajo por 2 noches y 1 día, y qué lindo es...

  • Dormir atravesada, de costado o cómo se me ocurra.
  • No amanecer con un codo en mis costillas.
  • No tener que escuchar el ruido de la tele hasta el mismísmo momento en que apago la luz. Eso logrado con largos años de adiestramiento.
  • No tener que escuchar el ruidito de las teclas del juego del celular en que está concentrado mi adorado. La tele es la música de fondo.
  • No tener que sentirme culpable porque me quedo webeando en la computadora, mi vicio, en lugar de ir a compartir los últimos momentos del día.
  • Poder leer en la cama sin ruido de fondo.
  • Poder ver la tele. Setenta balcones y ninguna flor me parece casi más lógico que 65 canales y nada para ver. Pero por lo menos hice el intento de ver que hay en la tele, más allá de los canales infantiles y los programas dedicados a los autos y las motos.
  • No ser despertada porque se levantó para ir al baño.
  • No ser despertada porque no puede dormir y da vueltas todo el tiempo.
  • No ser despertada porque se levantó para buscar una aspirina.
  • No ser despertada porque puso mal el despertador.
  • No ser despertada porque se olvidó de apagar la alarma del celular.
  • En resumen, no ser despertada por ningún ruido.
  • No tener que levantar el toallón húmedo de la cama.
Les cuento que escribí este post este fin de semana, en la primera noche que pasé sola. Lo dejé para ver si se me ocurría algo más.
Al final lo que me ocurrió es que con tanta paz dormí mal las dos noches, me desperté varias veces y me desvelé temprano (grrrr). No sé si interpretarlo como que amo tanto a mi marido que no puedo vivir sin él, o por lo menos dormir sin él, o que el ser humano se acostumbra a todo, o ambas.

Somos demasiado complejos. Buenas noches.

14 comentarios:

Brigitte dijo...

Jaja!! Que intringulis chingulis, como diría mi querida amiguita Hijitus! Creo que se impone tele con audífonos, aspirinas en la mesa de luz, celular con vibrador, despertador "inteligente" (existe?), y cama de dos plazas y media. Un canasto para las toallas mojadas AL LADO DE LA CAMA, y obvio, para pensar en vos: un teclado inalambrico para escribir en la cama mientras compartis el lecho con tu cónyuge!
Listo: solucioné tu vida o no? ;-))))
Besos, Brigitte

Alicia R. dijo...

Casi, casi. Mi marido no tiene problema en ver la tele sin sonido. Lee los labios por mas raro que parezca (oye perfectamente), pero ¡a mí me molesta la luz parpadeante de la tele!
El resto de las sugerencias maravillosas con una aclaración: vamos a comprar 2 (dos) sommiers de 1 plaza.

Bebe dijo...

Porque no hacés como yo, no hay tele en el cuarto ... (ahora entenderás porque a pesar de todo tengo 3 hijos, tanto va el cántaro a la fuente que al fin se rompe!)

Ana dijo...

Ay, Alicia, anoche me fui a dormir pensando y repensando en tu post.
Me pasa algo bastante similar. Es decir, con los años cada vez me molesta más dormir acompañada, ya no tengo hijos chicos que me despierten, quiero disfrutar de mi derecho a dormir sin sufrir las mismas interrupciones que ponés en tu lista Pero cuando tengo marido de viaje duermo mal. Creo que es algo instintivo, medio ancestral, la sensación de sentir algo de miedo, consciente o no, y la de que falta alguien en la cueva/choza/casa.
Lo curioso que unos años que fui divorciada, dormía sola lo más bien, por eso creo que hay algo de instinto que me genera intranquilidad cuando alguien falta de la casa, o de la cama, que no me pasaba cuando estaba sola y no "faltaba" nadie.
En fin, que fantaseo con que al primer hijo que se vaya me apropio de su cuarto, pero como el mayor tiene 17 tengo para largo, y todavía de repente allí también me termina molestando dormir sola!! Por ahora, lexotan conmigo.

La hormiguita dijo...

Interesante y cierto. Es muy compleja la contradicción de necesitar esa presencia y al mismo tiempo el espacio que resta.
Saludos.

Alicia R. dijo...

Bebe, la tele en el dormitorio es una batalla que perdi con mi marido. Pero con la alternativa reproductiva que planteas, queizas no sea tan mala. Hasta soy capaz de agregarle un DVD :-)

Ana, creo que terminamos asociando ciertas condiciones ambientales, por mas que nos molesten, con "nada porque preocuparse". Con respecto a que te puedas apropiar del dormitorio de alguno de tus hijos, coincido en que es dificil. Nosotras estabamso ansiosas por irnos de casa para hacer cosas que no podiamos (como pasar una noche con nuestros novios, los mismos que no nos dejan dormir ahora ;-). Pero en estos tiempos nadie se va de su casa hasta los 30... o mas. ?Lexotan?

Hormiguita, asi de complicados somos.

Manuel dijo...

Dormir, dormir, lo que se dice dormir, lo mejor es hacerlo solo. Y a veces lo otro también, pero es opinable

lauraBaires dijo...

Como suelo terminar durmiendo sola en cualquier rincón de la casa para escapar de los ronquidos de mi marido, disfrutar de mi cama sin perder los 53 minutos de sueño que quita un roncador a su compañero (documentado por artículo de la Nación), es el único placer que me provocan los frecuentes viajes de Joe.

Parece que no logro acostumbrarme a nada!

Araucaria2006 dijo...

Alicia, leiste "Nosotras que nos queremos tanto " de Marcela Serrano ? Ahí una de las protagonistas del libro , hace toda un desarrollo casi filosófico de las "contras" que tiene la vida en pareja. Entre esas cosas está el dormir en una misma cama, teniendo que armonizar los ritmos de ambos participantes,los ronquidos, los horarios, los gustos, etc,etc, etc.
Pero a pesar de todo eso, todas(me incluyo) nos terminamos adaptando. Mi "adorado conyuge " como vos le llamás, tiene horarios no muy normales. Empieza a trabajar en la madrugada, por lo que la mitad de la noche la paso sola. Por lo tanto logro compaginar ambas cosas: no extraño la compañía y disfruto de una cama doble la mitad de la noche. Que te parece ???

Ana dijo...

Ay! eso de los hjos que se quedan eternamente disfrutando del hotel paterno me preocupa! Como la película francesa (Tangui?) sobre los padres que no conseguian que su hijo treintañero licenciado - doctor- postgrados varios - buen trabajo, se decidiera al fin a irse, en fin, habrá que tener paciencia
lexotan = bromazepan

Lurdena dijo...

Soledad, divino tesoro, te fuiste para no volver, cuando quiero llorarte no lloro y a veces te lloro sin querer.
Nada como tener los espacios para una sola.

Alicia R. dijo...

Manuel, coincido con tu primera apreciación. En cuanto a al segunda, es opinable.Supongo que depende de cómo sea el otro/a.

Laura, ¿no probaste ponerle una almohada encima para que deje de roncar? Ay, también dejaría de respirar y eso sería un efecto adverso.Cuando mi adorado roncaba estaba hecho un cerdo y le volví tan loco que bajó de peso (y dejó de roncar). Pero seguro que no es el caso del tuyo. Digo,¿no probaste ir a la cueva de la Sagrada Imagen?

Araucaria,leí el libro de Marcela Serrano, pero hace mucho y recuerdo vagamente lo que mencionás. Tendré que repasarlo. Me parece que encontraste un buen equilibrio.

Ana, es preocupante. Hoy me comentaban el problema de mantener una vida sexual más o menos en medio de las interferencias de hijos veinte y treintañeros que disponen de la casa a su antojo.Quizás tengamos que empezar a maltratarlos sutilmente para que no se estacionen eternamente. Mi ¿Lexotan? fue puesto en broma , como una sugerencia.

Lurdena, yo le dijo a Ailén: "Hijita , disfruta muchísimo de tener un cuarto para vos sola, que después..." Ella me dice que ya lo sabe

Ana dijo...

pense que quizá allí se llamara comercialmente de otra forma, disculpe galena, debí entender que era broma.

Ana dijo...

Ya con un hijo de 17 que entra y sale los fines de semana a cualquier hora y como para colmo es cariñoso viene a dar beso tanto a las 12 de la noche como a las 4 de la mañana empieza a ser una proeza. En cualquier momento terminamos en un motel. Lo del maltrato lo estoy considerando... al menos le tengo prohibido traerse minas a casa, a ver si le va entrando el gustito por tener bulín propio