sábado, diciembre 23, 2006

No me gusta esa naturaleza

A menudo escucho nostálgicos comentarios acerca de que cada vez estamos más alejados de la naturaleza. Sin ir más lejos, hace unos días hablaba con una amiga de cómo pasamos de un aire acondicionado a otro. Ella comenzó a lamentar las barreras que imponemos entre nosotros y la naturaleza. A mí no me parece lamentable. Al contrario, me parece una estupenda idea. Lamentable me parece tener que acostarse en el piso de baldosas o pasarse la noche mojando el camisón para ver si podemos dormir aunque sea un rato. Lamentable me parece tener que viajar en un auto al rayo del sol. Es que la naturaleza está llena de bichos que pican, sol que calcina, lluvia que moja, frío que penetra y barro que ensucia. Y eso por nombrar sus mejores cosas. (No hablo de terremotos, tsunamis ni erupciones, sólo de lo cotidiano).

Por eso a mí no me gusta esa naturaleza y estar alejada de ella no me supone ningún sacrificio. Quizás estemos llamando naturaleza a una playa de arenas blancas, aguas transparentes y 25º C o algún paisaje maravilloso visto desde la ventana del hotel. Bueno, esa naturaleza sí me gusta. Pero la de “me voy de campamento”, no. Por supuesto, al que le guste va a seguir haciéndolo. Yo seguiré divirtiéndome más en mi cuarto con aire acondicionado.

12 comentarios:

Antonia Romero dijo...

Que tengáis unos felices días que borren lo malo de este año. Seguro que el próximo será mejor.

Besos

Brigitte dijo...

Depende... si hablamos de desayunar bajo una pérgola a la sombra disfrutando de la brisa en vez de estar entre el cemento de la ciudad es una cosa... ahora a lo que apuntas con tu post adhiero ampliamente!
Y supongo que te inspiró las mojadas vacaciones... qué romántico ;-)
Besos

Anónimo dijo...

Vamos al campo
a descansar.
No queda nada, nada, nada que jalar
de vacaciones me quiero ir
a ver las focas y el casino en la Feliz.
No me banco las hormigas
por favor pasame el Raid.
No tengo teca, no tengo grass
y la heladera no funciona
porque la misma es a gas.
Comida, no hay más.
Estoy en el medio de la selva
esto no lo aguanto más.
No me banco las hormigas,
yo me vuelvo a la ciudad.

Rap de las hormigas
Charly García.

De acuerdo contigo y con Charly.
Muy bueno tu blog!


HugsAndKisses
*`·.¸Lady Lempicka¸.·´*

Anónimo dijo...

Y yo que tenía por una "Jane" en potencia. Hay que ver, cada día acierto menos con la gente.

Un saludo muy grande.

Anónimo dijo...

Más que un lamento, era una reflexión sobre cómo hemos utilizado el cerebro para alejarnos de la esencia. Eso, en ciertos planos, tiene un costo bastante alto. Al menos así lo viví cuando viví en medio de la plena industrialización.
Pero amo el aire acondicionado, que conste. Y la sola idea de ir de camping me da alergia. Por eso pongo barreras contra “los agentes”.

Mis discursos son bastante hipócritas, pero vienen bien para escribir post.
Un beso!

Alicia R. dijo...

Antonia, ¡gracias! e igualmente. Besos

Brigitte, captaste maravillosamente el concepto de la naturaleza que me gusta. Besos

Lady Lempicka, gracias por tu visita. ¿Sabés que quise poner en el post un video del Rap de las hormigas, pero no encontré ninguno en YouTube? Me leíste el pensamiento...

Tanhäuser: lamento desilusionarte pero suelo preferir los lugares cerrados. Pero si te sirve de consuelo, sí soy mujer, sí tengo 41 años y hasta me llamo Alicia ;-)

Laura: siempre viví en el culis mundis (¿o queda más fino decir en el extremo sur de Sudamérica? así que me perdí tu experiencia. En cuanto tu discurso, todos somos hipócritas en algún punto y ¡gracias por darme letra!

Anónimo dijo...

Me recordarte un cuento de Cortázar, parece que él opinaba como tú.
Un feliz, feliz, feliz 2007.

Abrazotes.

Alicia R. dijo...

¿Qué cuento? No me dejes con la intriga..
Muy feliz 2007 :-)

Anónimo dijo...

Hola,

la verdad es que la Naturaleza inunda nuestra vida cotidiana sobramanera y no todas las sensaciones disgstan. Pisar el cesped por la mañana con el rocio. Una llovizna un día caluroso. El sol en un día horroeoso... etc.

Feliz Navidad

Anónimo dijo...

¡En absoluto! Ningún tipo de desilusión. Simplemente te comentaba que yo te hacía más "naturista". Simplemente eso.
Un saludo.

Anónimo dijo...

El cuento de Cortázar se llama "Lucas, sus meditaciones ecológicas" del libro "Un tal Lucas". Es un cuento genial, si no lo encuentras me avisas y te lo transcribo.

Besos

Alicia R. dijo...

Goldfinger, gracias por tu visita. Esa naturaleza sí me gusta.

Tanhäuser, ¡menos mal!

Lurdena,gracias. Si no lo ubico te lo pido. Besos