miércoles, agosto 30, 2006

Tu look esta re-out


Hoy a verme vino una chica de veintiún años por primera vez. Me avisó que la del turno siguiente era su mamá. Al hacerla pasar, había visto superficialmente una señora de unos cincuenta sentada a su lado. Mientras se vestía empecé a buscar la historia clínica de la madre para tenerla a mano. En mi lugar de trabajo el nº de historia es el nº de documento del paciente.

Encontré una historia. El nombre coincidía, pero me llamó la atención el nº de documento: veintidós millones y algo. Me pareció que ese número entraba en una categoría propia llamada "gente bastante más joven que yo". Y como yo me siento muy joven, es casi lo mismo que decir "gente absurdamente joven", cosa que no parecía ser la señora que yo había visto con una hija de veintiún años.

Verifiqué el nombre de su madre con mi paciente, pero a pesar de eso continué preocupada: "Me parece que por error me mandaron la historia de tu hermana. Tu mamá no puede tener ese nº de DNI. ¿O es que tiene algún nº especial que no corresponde con su edad?". La chica me contestó muy suelta: " Lo que pasa es que mi mamá tiene treinta y cinco años. A mí me tuvo a los catorce. Después tuvo cinco hijos más. Yo le digo que parece una vieja". Trágame tierra. Intenté hacer algún comentario gracioso, creo que dije algo así como: "no le digas a tu mamá que la traté de vieja" como si todo hubiera sido una broma. No creo que se lo haya tragado , pero la hija parecía coincidir en mi apreciación.

Después la ví a la señora. Pensaba lo injusta que es la vida (en su sentido frívolo, por supuesto). A pesar de lo que nos quieran hacer creer las propagandas de cremas para la cara, ninguna mujer de cuartena parece de treinta. Por más esfuerzos que haga. A lo sumo te pueden dar un par de años menos. Está bien, con viento a favor hasta cinco años menos. Sin embargo , comiencen a tener hijos a los catorce años, engorden treinta kilos y pierdan algunos dientes. ¡Y nadie va a adivinar la verdadera edad!

7 comentarios:

berenice dijo...

Jajajajajaja...

Mi madre se mantiene muy bien.
Yo, hija única, 17 años, mi mamá me tuvo a los 34.
Ahora, naturalmente, tiene 51.
Todos le dan 10 años menos SIEMPRE.

Es increíble. Y ella me carga, ya que yo sí parezco mucho más grande de lo que soy. Creen que ya pisé la segunda década de vida. Y a decir verdad, me gusta.

Ahh... En fin.
Lo cotidiano!

Lurdena dijo...

Ehhhh, más respeto, amiga mía. Mire que yo tengo 40 y según dicen por ahí parezco de 30. Bueno, ni tanto, jejejé, de 35 sí.
Depende de la vida y de cómo te haya tratado, o de cómo se haya tratado una misma ante la vida. Es cuestión de suerte, y de genes.
Oiga, se va a tener que morder la lengua con sus pacientes, mire que no es la primera vez.

Un abrazo fuerte. Siempre es un placer leerte.

Bebe dijo...

Eso si que es meter la pata, pero por suerte se lo dijiste a la hija y no a la madre
Moraleja, que suerte que tuve a mi primer hija a los 31.... porque seguro que me darán 25!!!!

lauraBaires dijo...

Bueno, al menos no te dijo "si hasta es más joven que usted"!!! Debe ser que las cremas te funcionan, o que la chica es discreta, o que directamente no se calienta en mirar a las generaciones anteriores (suele ser el caso).

Pobre mujer!!!

PD: Me he descubierto susurrando mi número de documento en el supermercado cuando pago con tarjeta.

Ana dijo...

Uy, a mi me mata lo del número de documento, tras que es totalmente delator de la edad, a mi me lo sacaron de bien chica cuando en "mi epoca" eso no se usaba, asi que arriba de todo es más bajo de lo que me corresponde, estoy como Laura, odio decirlo, me miran esperando ver a uno de los dinosaurios de Jurassik Park.
Como era el título del otro post? Calladita... jeje ; )

Alicia R. dijo...

Hola, Berenice y bienvenida. Digo yo, ¿tu mamá no tendrá un pacto como "El retrato de Dorian Gray"? Pero en lugar del retrato la que envejece en su lugar es mi paciente (Un delirio :-)

Lurdena, te vamos a hacer pasar esa prueba del programa de Home&Health, "10 años menos". Consiste en que le preguntes a la gente de la calle cuántos años te dan. Bueno, mejor no. Me quedo con tu palabra de honor.

Bebe....no, en realidad parecés 27, pero nunca te lo quise decir para que no te deprimieras :-))))

Laura, seguramente para la hija más de 30 es entrar en la categoría senectud. Yo entrego la tarjeta y el documento,miro para otro lado y que lo copien de ahí.

Ana, me hacés acordar a mi mamá (por lo del nº de documento :-). Resulta que cuando dieron el voto femenino, ella tenía justo 18 años. Hubo que dar documentos a todas las mujeres para que pudieran votar. Los números se distribuyeron por zonas, no por edad. A ella le tocó 1 millón y algo y siempre se lo hacen repetir porque suena como si tuviera 100 años. Una vez una empleada de no sé dónde le dijo que no podía tener ese DNI porque todas las de 1 millón estaban muertas. Te aseguro que ella sigue vivita y coleando...

Antonia Romero dijo...

Qué post más terriblemente triste... pero qué historia más fantásticamente literaria. O sea, con 14 años tiene una hija y después 5 más ¿qué clase de vida a tenido esa pobre mujer? ¿Qué tipo de pareja/as? ¿Qué clase de hija que no siente compasión al llamarla "vieja"?

En fin, me has dejado hecha polvo.

Un saludo