domingo, agosto 06, 2006

¿Hace frío en Buenos Aires?


¿Hace frío en Buenos Aires? Supongo que, salvo que estemos en el desierto del Sahara o en medio de la tundra siberiana,la cuestión climática es bastante relativa.

El domingo me encontraba en un negocio (comprando mi celular, esto es para ver si leen todos los posts :-). En este rincón, la que les habla cubierta con 4 capas de ropa. Del otro, un veinteañero rubio con aspecto de extranjero. Lo más foráneo era que sólo usaba una remera de algodón de mangas cortas. Brrrrr, me daba frío verlo...

En estos días más fríos, yo empiezo a limitarme a ponerme una capa más de ropa y hasta lucir mis guantes. Después comienzo a pensar en que es el momento de sacar de su letargo de naftalina prendas como el tapado de piel o pantys de lana. Si no me apuro, se van a terminar los días fríos que permiten lucir esas prendas. Así que me las pongo, y justo ese día cambia el clima y me cocino a fuego lento.

Sin embargo, nada peor que lo que me sucedió a los 20 y pico. Me compré un enterito rojo que me pareció super original. Esperé un día de frío, que por supuesto no fue tal, y todavía recuerdo el calor que pasé. Con los años me dí cuenta de que había comprado un equipo de esquí.

7 comentarios:

Lurdena dijo...

Ay, Alicia, me haces reír. Es verdad que en Buenos Aires el tiempo cambia de un momento a otro.
Fui en Abril, como aquí en Santiago ya hace un frío definido para esa fecha pensé que allá sería lo mismo y cargué con toda mi ropa invernal -pantys de lana incluídas-. Como podrás imaginar no usé ninguna y me vi en serios problemas para variar el ajuar.
La foto que pusiste es increíble, me dieron ganas de adoptar al gatito.

Un abrazo fuerte.

Ana dijo...

Me encantó la foto del gato!! El mio se mete adentro de la estufa a leña, incluso cuando está medio prendida, cualquier día ceno gato asado! Si no, cuando la estufa se apaga bien, duerme arriba de las cenizas y luego enceniza todo lo que toca!

Alicia R. dijo...

Parece que la foto del gatito fue la gran atracción.

Ana,yo no tengo gato sino una perra schnauzer que adora el frío. Cuando era cachorrita le compramos un abrigo que se sacaba apenas nos dábamos vuelta y una cuchita abrigadita y encantadora que terminamos regalando. Tampoco es tonta :-), duerme sobre el sillón pero sin abrigo.

Como ven la cuestión térmica es relativa.

Ana dijo...

Dicen que los actores nunca quieren filmar con animales porque todo el mundo se pone a mirar al "bichito" y presta menos atención a lo que sucede en la escena. Me parece que sí, el gatito se robó el post!

lauraBaires dijo...

Ja ja! Genial...
La verdad que, tras haber paleado nieve para poder salir a comprar leche, este invierno me da risa. Antes de salir de USA, me advirtieron desde aquí que hacía un frío espantoso en Buenos Aires. Cargué con camperas y sweaters para los 16 grados que nos recibieron!! En realidad, en lo único que noto el invierno es en la longitud de los días. Y en ese sentido, amo el verano!

Si querés, algún día voy a tu casa, prendemos el aire acondicionado, te ponés tapado de piel y guantes y te saco fotos, dale? Digo, para que no tengas que rostisarte a fin de lucir tus adquisiciones.

Besos contentos de estar de vuelta y tener tiempo de leerte.

lauraBaires dijo...

Divino el gato!!

Alicia R. dijo...

Laura, acepto tu propuesta.Me hiciste acordar a algo que leí hace unos años sobre la esposa del dictador de no recuerdo que país tropical y misérrimo. Que la señora ponía aire acondicionado en sus fiestas para poder lucir sus pieles. ¿Te parece que se justifica para lucir mi nutria de hace 20 años?