domingo, agosto 13, 2006

¡Dios mío!


Hace un par de días, escuchaba Amadeus mientras manejaba. De repente oigo que anuncian el sermón "Bienaventurados aquellos que rechazan el consejo de los ateos" de un autor alemán (o austríco) desconocido para mí. La música bellísima,¡así te convencen fácil! La letra en alemán, pero me imagino lo que dirá :-)

Me hizo reflexionar sobre el poder aplastante de la iglesia en otros tiempos, cuando si uno quería escuchar buena música tenía que ser con ese argumento. Y recordé algunas frases sobre Dios, dioses , religión ...

"Todos somos ateos respecto a la mayoría de dioses en los que la humanidad ha creído alguna vez. Algunos de nosotros simplemente vamos un dios más allá".
Richard Dawkins

"La realidad es aquello que, cuando dejas de creer en ella, no desaparece".
Philip K. Dick

"Un mito es una religión en la que ya nadie cree".
James Feibleman, filósofo estadounidense

"La mayoría de los hombres prefiere y encuentra más fácil creer que tomarse el trabajo y la preocupación de investigar".
León de Gandarías

"La vida en Lubbock, Texas, me ha enseñado dos cosas. Una es que Dios te ama y vas a quemarte en el infierno. La otra es que el sexo es la cosa más horrible y sucia sobre la faz de la tierra por lo que debes reservarlo para alguien a quien ames".
Butch Hancock

"Ella no creía en nada; sólo su escepticismo le impedía ser atea".
Jean Paul Sartre.

"Los hombres crueles creen en un dios cruel y utilizan su creencia para justificar su crueldad. Sólo los hombres bondadosos creen en un dios bondadoso y, además, de todas maneras serían bondadosos".

Bertrand Russel.


5 comentarios:

Lurdena dijo...

Sabes qué, me quedo con la cita de Sartre:

"Ella no creía en nada; sólo su escepticismo le impedía ser atea".
Jean Paul Sartre.

Encierra una gran sabiduría y en cierta medida, el meollo del problema religioso.

Un abrazo

lauraBaires dijo...

Todas las citas son muy acotadas y lúcidas. Las religiones se aprovechan del afán humano de creer en algo superior que los salve de su vulnerabilidad frente a la vida. Yo creo que la espiritualidad (entendida como los valores que trascienden lo tangible) es una tendencia innegable en el ser humano. Lo ridículo son las reglas que pretenden pautarla.
El poder, siempre el poder al acecho...

PD: me abstendré de darte consejos, no te preocupes.

Alicia R. dijo...

Lurdena, parece que somos almas gemelas transandinas :-). Estuve a punto de encabezar las citas con la de Sartre, diciendo que era la que mejor me definía, pero dudé si alguien que no me conociera entendería a que me refería.

Laura, también yo me abstendré de aconsejarte ;-. Busquemos una espiritualidad bondadosa,como dice Russel

Brigitte dijo...

Admiro tus reflexiones: estas hecha una luz! :-)
Una mundana: Brigitte

Ana dijo...

Me encantó la ironía de Hancock. Yo, agnóstica de alma.