viernes, julio 06, 2007

Postdata de Adiós, escuela pública, adiós.


Hoy a fui a hablar con la directora de la escuela para pedirle el pase. Hace muchos años que nos conocemos y siempre tuvimos muy buena relación.
Me pregunta si estoy segura de hacer el cambio. Le digo que sí. Le explico nuestras razones. Me entiende. Me pregunta adónde vamos a ir. Le contesto que a la escuela privada que queda a la vuelta del Coto. Me explayo contándole que de todos modos conozco las escuelas privadas y no tengo demasiadas expectativas. Sólo espero encontrar una escuela como fue la pública que ella dirige para mi hija mayor.
-Eso no existe más, me contesta muy firme. En parte me sorprende que confirme con tanta seguridad lo que yo intuía.
En tren de confidencias me cuenta que está en condiciones de ascender a supervisora del distrito y que va dar el examen, pero probablemente se quede como directora de la escuela.
-Yo, a esta escuela ya la tengo más o menos armada. Pero hay escuelas que están tan hundidas, que dudo que pueda hacer algo como supervisora.

La suerte está echada.

2 comentarios:

LauraBaires dijo...

He leido detenidamente tus posts y comentarios anteriores sobre este tema, que me produce tristeza y desilusión. El desamparo es muy doloroso.

Alicia R. dijo...

Es la tristeza de haber sido y ya no ser. Puse la postdata porque yo esperaba que alguien me dijera que habíamos tenido mala suerte, que justo nos había tocado un mal grupo. Pero la sinceridad de la directora fue la desilusión final.