viernes, septiembre 15, 2006

Yo te enseño

¿No es deprimente que ayude a mi hija a hacer sus tareas escolares de 1º grado y que reciba un "corregir" porque no entendí la consigna?

Me parece que los libros con los que aprendí a leer eran diferentes. A veces ni entiendo lo que hay que hacer. Entonces le pregunto a mi hija mayor, quien según sus palabras "hizo muchos de esos".

Doblemente deprimente.

5 comentarios:

Ana dijo...

Ni hace falta que te diga que obviamente el problema lo tiene la consigna que no es clara. La educación sufre de modas terribles donde hay que cambiar los verbos que se usan, la forma gramatical de redactar los objetivos, la forma en que se le llama a algo que siempre tuvo un nombre simple, como si eso fuera a mejorar en algo el aprendizaje de los alumnos. Hay una frase excelente sobre eso de Fernando Savater, en cualquier momento la busco
Cariños

Alicia R. dijo...

Gracias, me levantás el ánimo :-). La maestra me confesó que le costó mucho elegir un libro para 1º grado, ya que la mayoría supone que los chicos terminan preescolar sabiendo leer y escribir, lo que no es así según ella. También me contó que sus hijos (tiene 4) tuvieron libros de ese estilo y ella tuvo que hacer la tarea por ellos casi todo el año.

Otra cosa que no entiendo es en qué momento las tareas escolares pasaron a ser responsabilidad de los chicos a emprendimientos familiares. Y basta, se me acabaron las quejas

Brigitte dijo...

Jaja!! Para ser sincera, si es deprimente ;-)
Pero evidentemente el libro debe ser una caquita. Decile a la maestra que lo de ella es "tarea no superada". Que busque más (yo realmente pensé que el libro lo impartía el colegio y no que lo decidía una maestra... (!)
Besos

Alicia R. dijo...

Brigitte, en realidad la maestra es una divina, pero hay una mezcla entre la nueva (no sé de cuándo, por ahí tiene 20 años,pero es diferente a la forma en que yo aprendí) forma de enseñar y que mi hijita no trabaja en clase. Esto implica que a veces hay que completar lo que se hizo en clase, con las explicaciones de la maestra a la cual lamentablemente no tengo al lado en ese momento.

Lurdena dijo...

Me alivia leer tu post pues a mí me pasa lo mismo con los libros de mi hija. ¡No entiendo las instrucciones! Y los peor es que tampoco las entiende ella ni sus compañeros. Entonces digo yo que el problema lo tienen los libros, o los que los escriben ¿no?

Un abrazo