martes, septiembre 19, 2006

¿Hasta cuándo voy a poder usar a mis hijas como excusa?


Una de las múltiples alegrías que nos da la maternidad, es poder usar a nuestros hijos como excusas para lo que no queremos hacer.

Ejemplo de la vida cotidiana que disparó esta pregunta. El profesor de natación me pregunta si voy al encuentro de torneo-pizza que hacen por el día de la primavera. La verdad es que no hace mucho que voy a ese club y fuera de intercambiar algunas frases en alguna pausa de la clase, no conozco a nadie. La excusa , usada a lo largo de años y años, surge natural. Con cara de "que pena no poder ir", digo "Me encantaría pero, ¿sabés qué? ¡No tengo con quién dejar a las chicas! Tengo un lío en casa... Coartada perfecta. ¿Quien te la puede discutir?

Para ser sincera, el domingo salimos con mi marido y el lunes me fui a comprar colchas y sábanas (sí para los nuevos sommiers), y mis hijas se quedaron solas, felices de no haber tenido que acompañarnos en nuestras aburridas actividades. (Casi todo lo que hacemos según ellas). Me dí cuenta de que si la sigo usando sin pensar va a llegar el momento en que "la chiquitita" va a ser tan grande que nadie se lo va a creer ;-)

De paso, aprovecho este post para decirle a todas mis amigas a las que les debo llamadas y/o visitas que me encantaría hacerlo lo antes posible, pero ¿saben qué? no tengo tiempo porque tengo que cuidar a mis hijas.

8 comentarios:

Brigitte dijo...

Y bueh! Será cuestión de tener más hijos ;-))

lauraBaires dijo...

O sea que ni ganas de hablar conmigo...ya lo entendí... A menos que tengas otro hijo, como te sugiere la colega... Total, es de fácil!!!

º.miyod.º dijo...

Pero no solo las madres usan a sus hijos: si alguna vez alguien te dice "qué lástima que no dejaste ir a Ailén a...", ya sabés que no se trata de un caso de locura =D

Ana dijo...

me temo que te queda poco de excusas, pero siempre se puede adoptar un perro que destroce la casa si lo dejan solo al pobrecito!

Alicia R. dijo...

Brigitte, me temo que es menos trabajo cumplir con todos los compromisos ;-)

Laura, tengo muchas ganas de hablar con vos, pero siempre pasa algo que se interpone (y nunca es algo tan dramático como en las telenovelas, pero igual nos separa)

Miyod,hija mía. Me reconforta saber que mi función maternal tiene utilidades que ignoraba.

Ana, el problema es que ya tengo una perra y es un ángel. Es la única que me obedece en mi casa :-)

Lurdena dijo...

Creo que no puedo opinar sobre este tema pues a mí me ocurre lo mismo que a ti.

Un abrazo.

La hormiguita dijo...

Está claro que van creciendo, pero luego la excusa serán los nietos.
Saludos

El Canilla dijo...

Parece que es una cuestión de género.
Nosotros decimos " OK, a que hora? " o " No puedo, che", pero JAMAS se nos ocurre EXPLICAR porqué si o porqué no.

Estimadas damas, es muy divertido leerlas