miércoles, febrero 25, 2009

Propongo la creación de la L.M.O.N.H.P.C.C.C.S.C.(II)


Solo transcurrieron un par de días de la creación de la Liga y la reiteración de estas situaciones refuerza mi convicción sobre la necesidad de esta cruzada.

Almuerzo. Sirvo un pollo al horno con papas. Mi hija menor pregunta:

- ¿Qué es esta parte negra?
- Pollo.
- Pero los pollos no tienen cosas negras.
- Este sí. Es un pollo multicolor.
- ¿Por qué?
- Porque sí. (No me importa que Piaget se retuerza en su tumba. Seguro que no le daba de comer a sus hijos)
- Pero, ¿por qué porque sí?
- Porque así lo quiso Dios (en tono sarcástico)
- Pero, ¿no era que no eras religiosa?
- Cambié de idea. (Lo necesito si tengo que seguir sosteniendo estos diálogos muchos años más)

7 comentarios:

Hurricane dijo...

La próxima vez, ante una nueva parte negra del pollo, decile que es así porque su papá gallo (pronuncialo separado para que adquiera credibilidad) era africano.
Y buen provecho.

Alicia R. dijo...

Hurricane: muy buena idea. De paso me permite enseñar "tolerancia a la diversidad" y "no molesten a mamá" en una sola frase. Gracias.

Rossana Vanadía dijo...

jajajaja. O le mandás, no hay que ser racista.

Ana dijo...

Aca el problema no es la calidad, sino la cantidad. Necesito una liga de cocineras a gran escala para alimentar leones.

irene dijo...

Coincido con Ana, definitivamente, alimentar varones, es OTRO tema.

Cuando mis hijos (niña y niños) preguntan qué es eso?, con cara de asco yo contesto: caca de dinosaurio! (o de jabalí, dientes de cocodrilo, etc, etc.) Y si no querés, no comas! Así es la democracia.

Alicia R. dijo...

Rossana: coincido :-) Un beso.

Ana: ¿contratar a un equipo que pueda pelar miles de papas como se ve en las películas? :-) Besos

Irene. te copio la idea.Besos

El Canilla dijo...

Jaaa. Siguiendo con mi religión inventada- que de alguna manera engancha con esto- yo bajé el nivel de demanda socializando la tarea de cocinar.
Ahora mis niñas me bautizaron The Lord of The Rice y no protestan.