miércoles, agosto 01, 2007

La venganza de Isidoro Cañones


Desde que lo conocí en los '70, Isidoro Cañones me produjo un intenso rechazo. Que un estafador, egocéntrico hasta la psicopatía, jugador compulsivo y otras lindezas representara en el imaginario popular al porteño piola, me llenaba de consternación. Por supuesto que no lo traigo ahora porque me haya quedado pensando en Isidoro en los últimos 30 años. Sucedió que las mentes marketineras decidieron reflotarlo para las nuevas generaciones.

Fueron dichas nuevas generaciones, encarnadas en mi hija menor, las que me obligaron a ir a ver la película. Y no es que no me haya resistido.
- Mami, quiero ir a ver Isidoro.
- Mmmm (poco convencida, o mejor dicho muy convencida de no querer ir) no sé...dicen los críticos que es mala.
- ¿Qué son los críticos?
- Son señores que van a ver las películas y te dicen qué tal es. (Bueno, algo así. Tampoco me voy a lanzar a una crítica de la ídem cinematográfica con mi hija de 7 años).
- Pero yo la quiero ir a ver igual.

¿Qué hace una madre movida por el inmenso amor hacia su hija, sin mencionar que estamos en vacaciones de invierno y ya vimos El Arca, Sherk 3, la nueva de Harry Potter y Ratatouille? La lleva a ver Isidoro.
Fuimos. Es horrible. Además recordé lo mal que me caía el personaje, que no mejoró con los años. A Pilar le encantaron las canciones recicladas para la película. Movete chiquita movete, De boliche en boliche y otros éxitos de mi infancia. Me dijo:
- ¡Las canciones de tu época eran geniales!



Creo recordar que había otras mejores.

10 comentarios:

Ana dijo...

Tuve una experiencia terrible con la versión cinematográfica de Manuelita, casi muero. Y sí, había algunas canciones mejores, no hacía falta mucho, jeje.

Alicia R. dijo...

Ana, no creas que me salvé de Manuelita. Fui con la mayor, embarazada. Es lo malo de tener hijas que se llevan 8 años. Vengo viendo todos los estrenos infantiles desde 1995. Por eso me producen cierta irritablidad. Y todavía me faltan años...

Rossana Vanadía dijo...

Azul la quiere ir a ver tambièn y ya no sè que inventar...
Se me está ocurriendo la estrategia de que la lleve "alguien" como un tìo, o no sè...

Ana C. dijo...

Ah! a mí me hubiera gustado verla.

Y claro, Isidoro era inaguantable porque era la antítesis del gran Patoruzú. Arquetipos.

Ya no te falta mucho para dejar de ver películas así. Mi hijo más chico tiene 10 y no hubo caso de ver Shrek o Ratatouille. A veces pienso en ir sola, pero no sería lo mismo.

Hurricane dijo...

Bueno, debo reconocer que Isidoro siempre me gustó, es más, recuerdo que solía denominar a la borrachera "esplín", solicitar la mensualidad al tío, y en uno de los cuentos arrancó una hoja de tabaco de una plantación, la enrrolló y se fumó el puro al pie de la vaca.

miroslav panciutti dijo...

Bueno, me has hecho descubrir quién era el tal Isidoro. Me temo que su fama no cruzó el charco (no como otros geniales dibujos argentinos). Y estoy de acuerdo contigo, por los 70 había canciones bastantes mejores que la que has enlazado. Un beso

Alicia R. dijo...

Rossana, excelente idea.

AnaC, mirá en la próxima te venís de Bruselas y te vas con mi hija. Si no te importa podés llevar a los de Rossana también :-) Besos.

Hurricane, ¿qué sos, un porteño piola? ;-)

Miroslav, en mi opinión no te perdiste demasiado... Y la música de nuestra época era genial, pero no justamente esa. Un beso.

La otra parte de mí dijo...

me puse a pensar y yo leìa las historietas de Isidoro,me gustaban,si las leía por algo sería,era bastante chica pero recuerdo a Cachorra y sus pantalones oxford.Por suerte no tuve que ir a verla,mis hijos no lo pidieron.Pero ayer tuve función de "los simpsons",en cine repleto de gente,pochoclos por el piso,gritos y demás.Me gustó aunque me parece medio patética la imagen de padre que dan,y varios de los gags son más para adultos que para chicos,creo que mis hijos no los captaron por suerte(ejem..."creo",porque tal vez los captaron más rápido que yo y se hicieron los boludos.
besos.

*cyn* dijo...

puaj!
a mi no me gusta nada ese personaje, me parece tan desagradable como a vos!

Alicia R. dijo...

La otra parte de mí, la imagen madre todopoderosa y padre idiota es un cliché que se repite bastante. Y da una imagen patética de la paternidad. O es una forma de decirte que es mejor que te hagas cargo de todo porque los hombres son taaaan inútiles que mejor no les pidas nada :-) Un beso.

Cyn ¡otra de las mías! Besos