sábado, diciembre 09, 2006

Entre "chicas de 20" y " para las de 40" pasó algo importante

Esto no es un ejercicio literario. Lamentablemente no hay nada sacado de mi imaginación


El martes a la tarde estaba en el 2º piso de mi casa, con mi hija mayor. Ella chateaba con unos amigos , mientras estaba contestando el comentario del el Canilla en el post "Yo quiero mis 15 minutos de fama". De repente , a nuestras espaldas apareció un hombre con un cuchillo llevando a mi hija menor de la mano y nos dijo "esto es un robo".
Minutos antes, dos hombres habían entrado en mi casa aprovechando cuando la empleada estaba limpiando la vereda. La hicieron entrar a la casa, la encerraron en uno de los baños, la ataron y amordazaron. También en la planta baja estaba mi hija de 6 años mirando la tele,pero no le hicieron nada. Mi marido estaba terminando de bañarse en el 1º piso, oyó gritos y supo que estaban robando. Por un momento, fue a buscar el arma con la que practica tiro, pero después pensó que los ladrones estaban con mi hija y quizás armados y salir con un arma podía desencadenar una masacre. Bajó y se entregó. A mi hija y a mí nos hicieron bajar y siguieron unos 15 ó 20 minutos tensos. Eran dos rateros que no sabían bien que hacían , pero uno de ellos estaba drogado y muy acelerado. Se llevaron el efectivo y los electrónicos fáciles de llevar que encontraron. El peor momento fue cuando ya habiendo llevado todo lo que pudieron encontrar
y el "loquito" decía que era poco y quería más. Además de lo "pasado" que estaba, tampoco es que hubiera mucha posibilidad de diálogo, ya que yo estaba en mi dormitorio atada y amordazada. Mi marido estaba igual en el piso de la cocina con mi hija de 14 años , a quien por suerte sólo ataron parcialmente. Mientras pudo hablar mi marido trataba de "sugerirle" al más lúcido que se fueran diciéndole "esto no es para que tarden mucho. al lado se escucha todo (igual nuestros vecinos no estaban , lo que fue mejor porque si en ese momento venía la policía hubiera sido mucho peor), va a venir la policía y nos van a cagar a todos a tiros". Al final, ya amordazado, viendo que la situación se iba complicando empezó a gemir como si estuviera por tener un infarto o algo así. El más lúciudo se asustó y finalmente se fueron. Nos desatamos (nos habían atado pésimo), nos encontramos y nos abrazamos. Volví a la computadora, completé la última frase del comentario y lo envié.

Las primeras 24 hs fueron de euforia, pero después mi marido y yo quedamos bastante afectados. Por suerte, mi hija de 6 años no parece haber registrado mucho, duerme bien y está como siempre. Seguiremos viendo cómo está. Mi hija mayor está en tratamiento por ataques de pánico. Pensé que esto era lo peor que le podía pasar, pero paradójicamente no sólo no tuvo ningún ataque durante el robo, sino que lo está llevando bastante bien.

Como ya les dije, mi marido y yo quedamos bastante angustiados. Tengo muy poca capacidad de concentración, pero veo que mejora día a día. Ya puedo tener conversaciones triviales con la gente sin que sea un esfuerzo titánico. Ya puedo escribir sobre el tema. Sin muchos detalles, pero empezó siendo un post para anunciar que el blog iba a estar funcionando a medias y creció y creció ;-). Obviamente el post de jueves, "Tristezas novelescas" estaba escrito de antes. No veo que hayan mejorado la ansiedad y las oleadas de angustia que siento a cada rato. No nos sentimos culpables de nada. Son cosas del azar y a alguien le tocan. Tuvimos la mala suerte de ser nosotros. Estamos orgullosos de cómo actuó cada uno. Dentro de nuestras posibilidades tratamos de minimizar los daños y creo que lo logramos. Todos estuvimos extraordinariamente tranquilos durante el robo (para nerviosos ya estaban ellos). Es increíble cómo en las situaciones de peligro uno piensa con claridad, no te duele nada y uno es capaz de cosas que nunca pensó. Pero claro, después viene en bajón pero es totalmente natural. Hablé por mi, pero mi marido está más o menos igual. Lo único bueno es que podemos analizar e intercambiar nuestros síntomas ;-). Suponemos que todo eso es una reacción normal y que se nos irá pasando.
Ahora nos la pasamos paseando. Así hacemos algo y no nos quedamos en casa, que no hace sentir peor.

Este post va sin imagen. No tengo ánimo de buscar algo. La foto que podría ilustrarlo es la de la marca que me quedó en el anular después de haber llevado mi alianza de oro más de 17 años, pero no tengo cámara de fotos y además soy mala fotógrafa. Mi hija mayor dice que los mataría por haberse llevado mi alianza. Yo lo pienso y todavía no pude decidir si me importa o no.

19 comentarios:

Sayuri dijo...

a mi el martes me robaron de un manotazo la mochila

'la cosa está teshible'


gabi, una lectora asidua

Anónimo dijo...

ay, Alicia! Se me llenaron los ojos de lágrimas mientras te leía, que horror. ¿que decirte?
Solo mandarte un fuerte abrazo, decirte que sigas atenta y conversando, es el mejor camino, que a veces esas cosas dan algunos coletazos después, por experiencia propia que no me dedicaré a contar ;)
De nuevo un abrazo y mucho afecto
Ana

Anónimo dijo...

Qué malo, pero qué malo. Me puedo imaginar lo que sienten ahora, el temor, el nerviosismo. Uf. Qué decir, menos mal que esos locos no pasaron a mayores.

Un abrazo fuerte, fuerte desde la distancia.

Alicia R. dijo...

Gabi, gracias por tu visita. Lamento lo de tu mochila. Por muchas razones hya mucha más inseguridad, pero me gusta pensar que siguen siendo excepciones.

Ana y Lurdena, va una respuesta conjunta a mis fieles comentaristas. En primer lugar, gracias. Por suerte, aunque todavía no estamos "como antes", es notable como uno se va recuprando día a día. Sobre todo cuando la cosa no pasó a mayores. Besos.

La hormiguita dijo...

Es tremendo lo que ha ocurrido. Han sido muy valientes y sensatos. Siento muchísimo que hayan tenido que pasar por una experiencia tan difícil. Lo que me alegra es que lo estén superando y que lo puedan conversar. Objetivar las cosas siempre es recomendable en las experiencias traumáticas.

Muchos besos y abrazos

cyn dijo...

alicia que tema no?

hace un tiempo atras yo habia contando en mi blog sobre un secuestro express que habia sufrido mi papa. Ese tiempo que el estuvo con los chorros fueron eternos para nosotros y para el.

Y es verdad lo que decis como uno puede pensar con claridad en esos momentos. Mi viejo es muy sacado y nosotros pensamos lo peor, pero el despues pudo contar con el tiempo que habia podido manejarlos tranquilamente.

Te dejo muchos besos y espero que poco a poco puedan volver a sus vidas. Cyn

Antonia Romero dijo...

Me has dejado fuera de juego durante un buen rato. ¿Qué puedo decirte? Supongo que un abrazo sincero sería mucho más efectivo que cualquier palabra. Ojalá pudiera dártelo. Pero intentando ponerme en tu lugar te diré que ni siquiera el anillo vale nada. Lo más importante, lo único importante, sois vosotros. Lo que os ha ocurrido, ya pasó. Estáis todos juntos y estáis bien. Seguro que puedes sacar algo bueno de una experiencia tan traumática, seguro que si miras bien adentro puedes encontrarle un sentido que te ayude a superarlo.
Escribe, pasea, haz cosas que te devuelvan a la normalidad. Es lo que yo haría.

Un abrazo muy fuerte.
Antonia

Bebe dijo...

Estoy shockeada!
Y leia los post y veo que todos tenemos para contar una de estas.
Los mas triste es que terminamos agradeciendo que solo nos hayan robado y nada mas. Que desvirtuado esta todo!!!!
No se puede creer.
Lamento en el alma que les haya tocado vivir una experiencia tan horrible y sobre todo con las chicas en casa.
Te mando un abrazo enooooorme y creo que hay que sacar para afuera el tema pero tampoco obsecionarse, con calma
Besos y te veo pronto
Bebe

Alicia R. dijo...

La hormiguita, gracias.Tenés toda la razón. Me costó mucho sentarme a escribir este mensaje,pero una vez terminado empecé a sentirme mejor.

Cp, sí es todo un tema...Mi marido también es lo que dicen que llegado el momento, "yo los cago a tiros" y etc, pero cuando nos tocó pudo elegir mejor.

Antonia, un abrazo para vos también. Por suerte ya son más los momentos en que estamos "como antes".

Bebe, otro abrazo por acá :-). Cuando a los días nos empezamos a lamentar por la plata que se llevaron y lo que nos iba a costar reponer las cosas, mi marido me dijo "ya estamos bien, ya pensamos en la plata". Besos y nos vemos

El Canilla dijo...

Alicia ( y marido) cuanto lo lamento. De alguna forma me siento parte...eso del comentario truncado me coloca en la escena de alguna forma.

Por mi trabajo , llevo un par de asaltos encima, con la pistola en la cabeza, sin embargo no se que se siente cuando es a toda la familia.

Puedo decirte que después del último, vendí mi 9 mm.
Sé que , aunque he practicado tiro asiduamente en los últimos años( me gusta), la diferencia es que a ellos no les importa la vida.
Empezando por la de ellos.
Me alegro que tu marido haya tenido el coraje de actuar para salvarlas y no para empezar una masacre.Mis respetos.

Un abrazo grande.

Alicia R. dijo...

Gracias por tu comentario. Muy pertinente. Tan pertinente que la pistola se va de casa. Un abrazo.

Brigitte dijo...

Que espanto!!! Y encima con los hijos uno se pone peor!!
Como dicen todos: lo importante es que están bien!!!
Besos grandes
Brigitte

Alicia R. dijo...

Tenés razón,estamos todos bien. Gracias por tu apoyo. Besos

vane dijo...

hay nena! no se que decirte, mas que gracias a Dios, y al buen tino de tu marido y de uds están todos bien!
por el trauma, te dura bastante, pero creo q es normal, a mi me costó mucho sacarme la imagen de la cabeza de una picana amenazando a Dany y una pistola plateada a mi, en una maldita gomería allá lejos y en el tiempo, cd la inseguridad todavía no estaba instalada, tipo en el 99!
como dice bebe, que mal que estamos que nos acostumbramos....

besos y abrazos!

Alicia R. dijo...

Gracias, Vane. Dijiste lo justo. Sobra con decir "lo leí y me solidarizo" de la forma que a cada uno le salga. Besos y gracias.

Anónimo dijo...

Leerlo con detalles me hizo parte de la angustia del momento... Y realmente admiro la calma con que lo manejarn. Espero que las vacaciones les ponga la cabeza en otro sitio. Un beso bastante espeluznado.

Alicia R. dijo...

Gracias,Laura. Quizás habías hecho bien en pasarlo de largo ...;-. Hasta la vuelta.

Verónica Sukaczer dijo...

Un poco tarde tal vez (me estoy poniendo al día con la lectura de blogs) lamento lo que te ha sucedido. No hay mucho más que se pueda decir. Me robaron una sola vez. Salía del auto, y un chico pasó corriendo y agarró la cadenita de oro que llevaba al cuello, la que tenía los dos muñequitos que mi marido me regaló por cada nacimiento. Hasta el día de hoy me sigue doliendo. Y además me sentí ultrajada y violada. Que alguien agarrara algo mío y saliera corriendo. Recuerdo que volví a mi casa manejando y llorando. Así que pensar que se metan en tu casa, sólo miren o toquen a tus hijos, se lleven tus cosas, es más de lo que uno debería soportar. Espero que todos se recuperen.

Alicia R. dijo...

Verónica, gracias por tu comentario. Responder a comentarios más recientes viene bien para darse cuenta de que realmente estamos mejor que cuando escribimos las primeras respuestas.

Happy feliz lejaim